Románico Atlántico
Início / Atualidade / Románico Atlántico avanza con la intervención en San Pedro de la Nave
 
Románico Atlántico avanza con la intervención en San Pedro de la Nave

Románico Atlántico avanza con la intervención en San Pedro de la Nave

24/07/2014

El equipo del Plan Románico Atlántico ha concluido ya la restauración de la cubierta de San Pedro de la Nave, con la colocación de un nuevo sistema de ventilación, que evita la condensación de humedad en el interior del templo. Actualmente se trabaja en el drenaje perimetral del edificio y, muy pronto, comenzarán los trabajos de sustitución de carpinterías e instalación de iluminación, mientras, poco a poco, se va completando el diseño del centro de recepción de visitantes.

Evitar la condensación de humedad en el interior del templo. Éste es, sin duda, el principal objetivo del sistema de ventilación instalado en la recién restaurada cubierta de la iglesia de San Pedro de la Nave, en la localidad zamorana de El Campillo. “El sistema permite la toma de aire desde el alero y, debido a la diferencia de presión, sale por la parte superior, generando una corriente  continua de aire, que posibilita la correcta ventilación y, en consecuencia, mejora la conservación estructural de la cubierta y del edificio”, explica el arquitecto, Jesús Castillo, responsable de la intervención.

La actuación en la cubierta de San Pedro de la Nave, se enmarca en el Plan Románico Atlántico, un proyecto de colaboración transfronteriza, promovido por la Junta de Castilla y León y Fundación Iberdrola, en el que también participan la Secretaría de Estado de Portugal, la Fundación Santa María la Real y las Diócesis de Zamora, Astorga, Salamanca y Ciudad Rodrigo.

Sistema de iluminación eficiente:

Concluidas las obras en la cubierta, el equipo continuará con el drenaje perimetral del edificio, para corregir el problema de humedad proveniente del subsuelo. Paralelamente, comenzarán en el interior del edificio los trabajos de sustitución de carpinterías y, por primera vez, se dotará al templo de un sistema de iluminación acorde con la historia del monumento. En este sentido, el sistema de iluminación permitirá adecuar la intensidad y potencia de la luz al uso que tenga en cada momento el edificio y, además, guiará la mirada del visitante hacia los elementos escultóricos o arquitectónicos más destacados de este templo del siglo VII, facilitando así su mejor comprensión. Todo ello procurando un impacto visual mínimo, puesto que toda la instalación quedará oculta, y tratando de lograr la máxima eficiencia energética.


Centro de recepción de visitantes:

En el exterior de San Pedro de la Nave, se va completando el centro de recepción de visitantes, en los próximos días, la imagen de este espacio cambiará considerablemente, puesto que ya está todo preparado para sembrar el área que actuará, por un lado, de cubierta vegetal del centro y, por otro, de zona ajardinada.

No hay que olvidar que uno de los principales objetivos de la actuación era la construcción de este centro soterrado, que no compite ni en imagen ni en volumen con la iglesia y que servirá para ordenar los accesos y para facilitar un área expositiva, donde exponer parte de las piezas que actualmente alberga el templo.

Además, edificio ha sido monitorizado, a través del MHS (Sistema de Monitorización del Patrimonio), desarrollado por la Fundación Santa María la Real, que, en este caso concreto, ha servido para controlar los parámetros ambientales, mediante la instalación, entre otros, de higrómetros y luxómetros, que han ido registrando las condiciones de humedad e iluminación del edificio, los datos arrojados han servido no solo para redactar el proyecto de intervención, sino también para garantizar la adecuada conservación y mantenimiento del edificio. 

La intervención en la iglesia de San Pedro de la Nave está marcada por la propia historia del edificio y por la importancia de un templo que cuenta con la declaración de  Monumento Nacional, construido entre los siglos VII y VIII a orillas del río Esla. Su ubicación actual, en la localidad zamorana de El Campillo, se debe a que en 1930, fue trasladado piedra a piedra, para protegerlo y evitar que quedara anegado por la construcción del embalse de Ricobayo. Finalmente, cabe reseñar la inmejorable disposición tanto del ayuntamiento de San Pedro de la Nave-Almendra, como de la parroquia y los vecinos, que desde el comienzo de la actuación, se han volcado con el proyecto.

Románico Atlántico avanza con la intervención en San Pedro de la Nave
Románico Atlántico avanza con la intervención en San Pedro de la Nave
Románico Atlántico
Junta de Castilla y LeónFundación Iberdrola EspañaGoverno de PortugalFundación Santa María la Real del patrimonio históricoDiócesis de SalamancaDiócesis de ZamoraDiócesis  de AstorgaDiócesis de Ciudad Rodrigo